e-mail

Embarazo

Cuando los gatos están en celo maúllan más fuerte, orinan para marcar su territorio, y se vuelven inquietos y agresivos. Si tu gato desaparece durante algunos días puede que haya salido a la calle en busca de una pareja. Las gatas hacen como un gruñido suave y suelen restregarse en el suelo, levantando parte de su cola, suelen entrar en celo en primavera pero las que viven dentro de una casa con luz y temperatura artificial pueden estar permanentemente.

Los gatos se pelean por la hembra, que puede cruzarse con más de uno durante el día. Las gatas se frotán contra el macho inclinándose hacia delante para que éste pueda montarla sujetándola por el cuello con los dientes y cuando quiere terminar da un grito para avisar al macho volviéndose incluso agresiva contra él.

Si tu gata está embarazada dejará de tener el celo temporalmente, los pezones se hincharán y tendrán un color rojo más oscuro. Pasadas cinco semanas notarás un aumento del estómago que seguirá creciendo hasta que dé a luz. Es posible los primeros días del embarazo la gata tenga vómitos, pero suelen remitir solos rápidamente. Tu gata estará más mimosa y demandará mayor atención, aunque si hay otros animales en casa podría volverse algo más agresiva, aunque esto cambiará de nuevo al finalizar el embarazo. El veterinario comprobará que tu gata esté sana y te confirmará el embarazo con ayuda de un chequeo físico o por ultrasonidos. 

La gestación de los gatitos dura entre 60 y 62 días, aunque puede alcanzar los 68. En caso de que supere los dos meses se debe avisar al veterinario, ya que los embarazos muy largos pueden ser problemáticos y necesitar tratamientos urgentes.

Tendrás que cuidar su dieta, que será más abundante, incorporando incluso suplementos vitamínicos o de calcio que te recetará el veterinario. Debe beber también mucho agua.

Las gatas normalmente llevan el alumbramiento con pocas dificultades. Cuando se acerca la fecha la gata empezará a buscar un lugar tranquilo y suave para hacer un nido. Puedes facilitarla una caja forrada con toallas aunque podría decidir no usarla. Una señal de parto inminente normalmente es una secreción lechosa de los pezones y una temperatura por debajo de 38,9 ºC. Cuando empiece el parto la gata puede empezar a ronronear fuerte y verás las contracciones. Recuerda que en la mayoría de los casos una gata es completamente capaz de llevar el parto por sí sola. Entre gatito y gatito la gata descansa entre 10 minutos a una hora. Si sabes que la gata todavía tiene gatitos dentro y ha tardado más de tres horas en dar a luz a los anteriores debes llevarla al veterinario.

Cuando los gatitos nacen, deberían intentar salir de la membrana amniótica o saco. Normalmente la madre les ayudará con esta tarea y si no lo hace debes cortarlo con mucho cuidado para liberar a los gatitos. La gata lamerá a sus gatitos después del nacimiento para estimular su respiración. Si está demasiado exhausta para hacerlo o está distraída por otro alumbramiento puedes ayudarla frotando suavemente al gatito con una toalla de la misma manera que su madre lo lamería. El gatito debe estar boca abajo, esto ayudará a quitar el fluido de sus vías respiratorias.

Después de cada gatito también debería aparecer la placenta. Si la placenta queda retenida, esto puede causarle una infección a la madre. Asegúrate de que haya salido la placenta después de cada gatito. No te asustes si la madre se come la placenta, es normal. Si retiene alguna placenta llévala al veterinario rápidamente.

La gata corta el cordón umbilical con los dientes. Si no lo hace, ata un trozo de hilo fuertemente alrededor del cordón, aproximadamente a dos centímetros y medio del cuerpo del gatito, da otra vuelta y átalo un poco más abajo, luego corta entre los dos nudos con unas tijeras limpias.

En cuanto los gatitos hayan nacido y estén limpios se acercarán a los pezones de su madre y empezar a mamar así que déjalos tranquilos un ratito.

Hay personas que piensan que castrar o esterilizar a los gatos va en contra de su naturaleza, pero hay que tener en cuenta que una gata puede tener tres o cuatro camadas de cachorritos al año, con una media de cuatro gatitos por parto, por lo que dejarla sin un tratamiento anticonceptivo puede llegar a ser un problema, pues tendremos un montón de gatitos que no podremos mantener. Muchas veces esta situación conduce trágicamente al abandono de los gatitos o a su muerte. Esta es una buena razón para recomendar la castración en los machos y la esterilización en las hembras, que trae además otra serie de ventajas añadidas.

La edad óptima para castrar a los gatos, está entre los 6 meses y el año, dependiendo de cuando haya alcanzado el animal su total desarrollo. Gracias a la castración evitamos que el gato salga de correrías, que pueda venir herido de alguna pelea o contagiado de alguna enfermedad y que nos marque toda la casa con orina muy intensa cuyo olor resulta muy difícil de quitar. Es una operación sencilla y de muy bajo riesgo, donde se extraen los testículos. Otra alternativa es la vasectomía, una intervención que sirve para que no puedan segregar semen, quedando totalmente estériles, pero con esta su deseo y comportamiento no se modifica. Con la castración tienden a engordar un poco, ya que su actividad física disminuye, pero esto se puede solucionar con una dieta apropiada.

La esterilización en las hembras aproximadamente a los 6 meses, antes de que tengan su primer celo. Hay quien lo hace después de su primer celo, cuando ya están desarrolladas utilizando otros métodos anticonceptivos temporalmente. Tanto en inyecciones como las pastillas anticonceptivas deben suministrarse poco tiempo, porque a largo plazo pueden traer problemas de diabetes o trastornos uterinos. Si la gata no es operada o tiene gatitos, puede llegar a tener comportamientos agresivos, trastornos mamarios, embarazos psicológicos, y quistes ováricos. Al esterilizar a la hembra, se le quitan su útero y ovarios, por lo que no se pueden producir celos ni embarazos. En el caso de que se opte por ligar las trompas, no podrá haber embarazo pero el celo continuará, algo que puede llegar a afectarle.

 
ADOPCIONES
¿Quieres adoptar un gato? Te ayudamos a encontrar a tu compañero felino ideal para que ambos os procureis mucha felicidad en vuestra convivencia.
PAREJAS FELINAS
¿Tu gato busca pareja? ¿o quizás ya la tiene y lo que quieres es celebrar la feliz unión?. Si es asi esta es la sección romántica de Gatitolandia.

Youtube  Blogger  Google +  Tuenti  Twitter
.
© 2009
Maica García


gatos gatitos animales mascotas